PORTADORES ASINTOMÁTICOS DE COVID-19 PUEDEN CONTAGIAR A OTRAS PERSONAS

*Pertinentes, las medidas preventivas dispuestas por el gobierno mexicano: Frida Rivera Buendía

El periodo de incubación del SARS CoV2 –virus que provoca el COVID-19– es de entre cinco y siete días, tiempo en el que “se está replicando en el cuerpo y el paciente puede no presentar síntomas, pero sí contagiar a otras personas, por lo que resultan pertinentes las medidas preventivas dispuestas por el gobierno mexicano, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y los centros especializados en Estados Unidos y Europa”, señaló la doctora Frida Rivera Buendía.

Laprofesora del Departamento de Atención a la Salud de la Unidad Xochimilco de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) sostuvo que de acuerdo con las autoridades mexicanas, el número de enfermos sigue creciendo “y no podemos quitar el dedo del renglón de las medidas preventivas y de contención de manera muy estricta”.

El impacto está en función de “cómo nos comportemos ante el brote”, pues si no se toman las precauciones recomendadas, el contagio será mayor, ya que empezaría a haber transmisión de persona a persona sin antecedente de exposición y “entonces nos podríamos enfrentar a miles de enfermos”.

Si bien no todas estas infecciones van a resultar en cuadros graves es necesario informar a la población sobre las acciones sugeridas por las autoridades sanitarias para no llegar a un escenario catastrófico.

El impacto será de mayor repercusión y saturar los servicios de salud si no se aplican las indicaciones de contención que ahora se están difundiendo, además de que México no tiene suficientes camas de hospital para atender a miles que pudieran requerir una atención especializada.

La recomendación es el aislamiento social, muy importante en este momento para disminuir los contactos de persona a persona y tratar de controlar el número de contagios, por lo que sin lugar a dudas la suspensión de las actividades masivas es una idea útil y necesaria, ya que “no podemos hacerle frente a este brote si no hacemos que la gente se quede en sus casas”, subrayó.

La epidemióloga de la Casa abierta al tiempo explicó que los cubrebocas sólo son útiles en caso de que la gente esté enferma, toda vez que el contagio del virus es por gotas muy pequeñas cuando estornudamos o tosemos. “El hecho de que un enfermo tenga bien colocado el cubrebocas ayuda a prevenir que estas gotas viajen en el espacio entre dos personas”.

Rivera Buendía recomendó a la gente que amanece con un resfriado que busque atención médica en línea o acuda al médico de confianza para despejar dudas, que vigilen sus síntomas y sobre todo mantengan la calma en su casa hasta descartar que sea un problema de coronavirus, por lo menos 14 días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *